dimecres, 30 d’abril de 2008

La noche mas caliente

Después de varias horas charlando nos ponemos al día, Elda es una famosa arqueloga, Mike... bueno no nos acaba de aclarar que hace en realidad y Sayid es un respetado profesor en la universidad.
Estoy inquieto... los de la mesa de al lado no paran de miranos y lo peor son sus pintas:
ropa cortada desde donde se ven cicatrices, ropa con un poco de sangre y cara de muy malos amigos.
La verdad es que tanto hablar me tiene agotado así que decido despedirme de la gente e irme a la cama. Me tumbo en ella y parece que hace años que no descansaba, sólo me entran ganas de dormir y descansar...
Sueño que algo caliente me esta rozando la piel, que algo cálido me acomoda en la cama y me hace dormir un sueño placentero. Pero hay algo que no me cuadra y un olor extraño me desvela.
¿Que hay peor que despertarse con la cara de un sádico delante de tus narices? Pues que el sádico tenga un cuchillo en tu cuello y esté jugando con él. Me intento levantar pero tengo las manos atadas... maldita sea estos sueños...
- No nos gustan los extrangeros en nuestro pueblo. No queremos haceros daño pero será mejor que os vayais sin preguntar y nos dejeis tranquilos.
Intento desatarme pero me cuesta un poco, de mientras el cabrón me hace un pequeño corte en la mejilla, en ese momento me desato y le arreo un puñetazo.
El sádico no se lo espera y cae al suelo, pero se levanta preparado para contraatacar. Esquivo la estocada y le pego con todas mis fuerzas... creo que demasiado fuerta ya que cae al suelo redondo muerto.
Veo que las clases de artes marciales han dado sus frutos. Debajo de la puerta veo humo y no me da nada de buena espina esto... me acerco a la puerta y me fijo que la llave esta de un color rojizo peligroso. Recojo la sábana de la habitación y consigo abrir la puerta y me encuentro con otro personaje, pero lo peor no es eso es el hotel, está en llamas.
Saco la pistola, mientras Mike ya ha disparado al individuo y Sayid no puede hacer más que gritar que lo dejemos con vida.
¿Dejarlo con vida? Me fijo en su pecho y tiene un extraño símbolo, pero no tengo tiempo para tonterías le apunto con mi pistola y le disparo.
Él individuo cae muerto, y el piso se está empezando a derrumbar.
Corro hacia mi habitación y con la sábano hago una cuerda para salir por la ventana... y los demás me siguen.
Es la cosa más extraña que me ha pasado nunca, creo que ha sido mala idea salir de mi despacho la verdad... sobretodo cuando veo que llega la policia y los bomberos al lugar del accidente para empezar a pedirnos explicaciones...


John Elric