dilluns, 21 d’abril de 2008

Remordimientos y reencuentros

La única forma de no tener pesadillas o, por lo menos, disminuirlas, es leer hasta caer agotado. Como contrapartida duermo pocas horas. Mi estado de ánimo se resiente por culpa de la falta de descanso y eso provoca mis reacciones impulsivas, inapropiadas para un académico como yo.

Esta noche he dormido poco y mal pero, a pesar de todo, no he sufrido las horribles pesadillas que acompañan desde hace tanto... La emoción que me ha sobrevenido tras el reencuentro inesperado del día anterior, junto con las emociones y los peligros a los que me he tenido que enfrentar en las horas anteriores, han logrado mitigar a la bestia oscura. ¡Ah! ¿Cuánto durará esta tregua que me ha sido otorgada?

¿Cómo escribir en este diario todo lo acontecido?

Empezaré por relatar la llegada al pueblo de Salem, donde la lluvia caía despiadadamente…

(…)

… en la habitación que Sarah nos ha cedido para pasar la noche junto los viejos compañeros, escribo estas líneas y maldigo el momento en que le mostré a nuestra anfitriona, impulsivamente, el símbolo que Tom me confió en su misiva. Me remuerde la conciencia, ¿cómo arreglar el daño emocional que he provocado en esta frágil joven? Mañana intentaré dirigirme a ella con cautela para pedir mis más sinceras disculpas…

(…)

… el pobre Tom. Una aparición rodeada de putrefacción que nos inunda las fosas nasales con un horrendo olor. Sí, sus palabras nos van a encaminar en un nuevo desafío. Quién sabe si esta vez nos costará la vida. No importa; debería haber muerto mucho tiempo atrás, junto con mis padres. Desde entonces hasta este momento, he vivido un tiempo que me ha sido concedido para sufrir por la noche y arrastrarme durante el día.

1 comentari:

Hass ha dit...

Sayid tiene unos extraños pensamientos, acompañados de misteriosas peticiones. Desea “morir” debido a su trágico pasado, el cual le persigue y acecha. Como algún humano dijo: “Cuidado con lo que se desea, porque se puede materializar”.
Los astros pueden confabularse en tu contra, aceptando tus peticiones Sayid. Será mejor que mires por encima de tu hombro y te andes con cuidado, el mal siempre está acechando, especialmente a aquellos que se atreven a ir en su búsqueda.

"Respuesta a los deseos expuestos de Sayid"